Mesa para TV

Haz tu propia mesa para el televisor.

Cuando nos mudamos, compramos un televisor nuevo con su equipo de sonido y demás accesorios no encontramos un mueble adecuado para que encaje todo a la perfección y siempre hay que adaptarse a lo que hay en el mercado. ¿Porqué no le damos la vuelta a la tortilla y hacemos que nuestro mueble se adapte a nuestras necesidades?

Podemos utilizar maderas de todo tipo, aglomerado con melamina, muy utilizado en todo el mobiliario de hoy en día debido a su bajo coste o bien; como es mi caso podemos utilizar tableros de madera maciza, en este caso madera de pino y si te gusta el reciclaje como a mi. ¿Porqué no utilizar lo que la gente tira a la basura para usarlo en nuestro beneficio?

Yo vivo en una ciudad grande donde la gente tira a diario muebles usados o material muy útil para jugar con el y diseñar nuestros propios muebles, solo hace falta un poquito de bricolaje y un poco de restauración de muebles para crear casi cualquier cosa. Yo encontré estas tablas de pino pertenecientes a una repisa o un pequeño armario. Como se puede apreciar en la foto aun tienen los carriles de las cajoneras, además está muy sucio en algunas partes debido al uso o efectos climáticos (humedades, sol directo, etc). También encontré esta silla que nos será muy útil para agregar al diseño algunas partes.

Una vez que tengamos materiales, empieza la parte de diseño, para realizar nuestro mueble es aconsejable sintetizar nuestras ideas sobre un papel o en mi caso Autocad que es una herramienta muy útil para este tipo de trabajos ya que te permite diseñar en 2D y en 3D para verlo en el espacio y coger medidas.

En primer lugar hay que saber las medidas totales que necesitamos, osea ancho, alto y profundidad que queremos que tenga nuestra mesa del televisor ya que dentro de ésta se encontrará todos los módulos que le agreguemos. En mi caso consta de un equipo de sonido que ocupa tres módulos con unas medidas concretas. Los dispuse en el espacio y añadí los tableros correspondientes, tuve suerte de encontrar muchos tableros de pino del mismo grosor así que no tuve problemas a la hora de componer, si no es tu caso y tienes tableros de diferentes grosores habría que ajustarlo para que te cupiese dentro de los límites totales de tu diseño.

Al tener nuestro diseño abocetado y con sus medidas habría que hacer un despiece, significa, como su palabra indica, despiezar la mesa por partes y acotarlas (medidas). Esto te ayuda a enumerar las piezas y organizarte a la hora de trabajar la carpintería que debemos realizar después. Vuelvo a recalcar que aunque yo utilice Autocad no quiere decir que no puedas hacerlo, es más tedioso pero se consigue de la misma manera. Recuerda que un carpintero de antaño solo podía contar con papel y lápiz, y llegaba a resultados mucho más complejos que este proyecto. Si puedes utilizar programas para facilitarte la vida, ¡estás de suerte! Aprovéchalo a tu favor, como me dijo un buen día un profesor de la facultad Jesús Gavira.

¿Para qué empeñarse en cruzar el atlántico a nado, teniendo aviones? Si tienes uno, utilízalo y vuela.

Jesús Gavira Alba. Catedrático de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla.

Os dejo una foto de mi despiece en Autocad. En ella se puede apreciar cada uno de los elementos que se compone el mueble. De aquí cojo todas las medidas y me las llevo al taller para su aserrado.

Una vez finalizado el trabajo de diseño, nos introducimos de lleno en el taller. ¡Es hora de ensuciarnos! Cogiendo nuestro despiece como patrón cortamos todas las piezas a la medida, las limpiamos y arreglamos todos los desperfectos o cualquier improvisto que nos ocurra en el proceso. En mi caso tuve que enmasillar y posteriormente lijar todos los agujeros que dejaron las antiguas espigas.

¿Recordáis que os hablé de una silla antes? Bien, pues utilicé sus patas cilíndricas para fabricarme seis pequeñas patas para la zona inferior. Dichas patas se pueden comprar ya fabricadas en cualquier tienda de bricolaje, las hay principalmente de dos tipos: Con sistema ABS o con varilla roscada. Yo me fabriqué unas como la segunda pero en vez de utilizar una varilla roscada lo reemplacé con espigas de madera de haya. En la parte inferior derecha de la foto de abajo se puede ver las patas ya cortadas y taladradas para añadirle las espigas.

Cuando tengamos todo listo, hay que limpiar el taller porque ahora nos dispondremos a teñir. Si te gusta la madera natural aplica un buen tapaporos y concluye con un barniz, pero si lo que prefieres es cambiar el tono de la madera tendrás que aplicar un tinte. En mi caso utilicé un tinte color roble al disolvente. Los hay tres tipos, disolvente, agua y al alcohol, yo elegí al disolvente porque al tener partes enmasilladas, penetra mejor el tinte y su secado es más rápido.

Maderas teñidas color roble

¡Ahora a barnizar! Recuerda que antes de barnizar hay que aplicar tapaporos para que la madera no chupe el barniz. Puedes utilizar barniz al agua o barniz sintético, yo utilicé al agua satinado. Te aconsejo dar siempre dos capas y lijado entre ellas con una lija fina.

Llega la hora de unir piezas. Para ello tendrás que hacer taladros en todas las uniones y colocar espigas. Tienes dos opciones, o lo encolas o haces como yo, no encolarlo. Si encolas todo el mueble forma una pieza pero si no lo haces puedes convertirlo en un mueble desmontable. Yo solo encolé la pieza superior, concretamente la zona donde se sitúa el altavoz rectangular alargado. Si lo has diseñado correctamente y lo has cortado bien, tiene que encajar todo a la perfección y no hará falta encolarlo. Así me quedó el montaje.

Aquí os dejo una foto de como quedó con todos los aparatos colocados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies