Cuchillo-Bayoneta, Armamento Máuser Español, modelo 1893

Llegó a mis manos una joya de nuestra historia, perteneciente a mi abuelo que fue pasando de generación hasta llegar a mi poder. Se trata de una bayoneta fabricada para un arma muy utilizada por aquel entonces, un fusil de cerrojo de origen alemán: Máuser.

Muy seguramente este arma estuvo presente en la guerra civil española, aunque no puedo confirmarlo de ninguna manera ya que no tengo documentación al respecto.

Éste es el estado en el cuál llegó a mis manos. El cuero de la funda estaba totalmente deshidratado, agrietado y descolorido. El latón y el acero totalmente oxidado y el mango de madera es el que se llevó la peor parte, tenía muescas y ralladuras por todos sitios, no puedo apreciar a diferenciar el tipo de madera pero leyendo un poco me percaté de que los mangos de las bayonetas de este estilo se solían fabricar de madera de nogal pero no es algo exacto debido a que por aquellos entonces se utilizaba lo que se tenía disponible. Por el color y la dureza podría ser castaño pero ya digo, no estoy seguro.

Características generales de la bayoneta

  • Medidas: Longitud Total: 376 mm, Longitud Hoja: 253 mm, Ancho Hoja: 27 mm
  • Guarnición: Inteligente empuñadura “moderna” que, olvidando viejos conceptos (bayonetas de cubo), apostó por una combinación entre cuchillo y bayoneta a la vez lo que dio como resultado una cruz con ojal, unas cachas de madera de nogal sostenidas por tornillos o pasadores y un pomo con mecanismo de afianzamiento al tetón de la abrazadera superior del fusil Máuser español modelo 1893.
  • Hoja: recta, robusta, con bigotera rectangular, filo corrido al exterior lomo cuadrado al interior y un vaceo ancho que llega hasta casi la punta.
  • Vaina: de cuero, con brocal y contera de acero.
  • Observaciones: presentamos la versión A fabricada en Toledo y la versión B en la casa Simson & Cº de Suhl (Alemania). 

Nota: a destacar que, en ésa última, las ondulaciones de las cachas se hallan situadas en la parte del interior y son más marcadas que en la versión española.

Inscripción: Artillería fábrica de Toledo y Simson & Cº Suhl

Historia del Fusil

Esta gama de fusiles Máuser modelo 1893 era excelente, pero al principio fueron fabricados en Alemania (país de origen de la empresa Máuser). Tiempo más tarde ya eran fabricados en la propia Península, con un coste unitario de 70 pesetas.  A partir del  Real Decreto del 7 de diciembre de 1893 se declaró reglamentario en España (sustituyendo al fusil Remington 71/89 calibre 11 mm, modelo reformado del original estadounidense).

Hubo varias versiones del fusil Máuser a lo largo de su historia. La M1892, M1893 y M1895 (usados en Cuba) y la M1916 (usada en el Rif o también llamada Segunda Guerra de Marruecos) aunque todas las versiones fueron utilizadas en la Guerra Civil Española, la última fue la M1944 una copia del fusil Vz-24 checo.

En Cuba el fusil Máuser M1893 llegó de la mano de los soldados enviados desde España, siendo uno de los fusiles más efectivos en la guerra de Cuba de 1898; además fue muy superior al fusil que portaban los soldados norteamericanos, el Krag-Jörgensen que debía cargarse bala a bala, además de contar con menos potencia de penetración.

Restauración, fases y técnicas empleadas

Esta bayoneta fue restaurada en Marzo del 2019 en Madrid. En la restauración no se ha reemplazado ninguna parte original como se puede apreciar en las fotografías del antes y del después. Se ha limpiado, afilado, pulido, nutrido y protegido con procedimientos no agresivos y controlados. Cada una de las partes se explican detalladamente a continuación:

– Cuero de la funda: Lavada con jabón neutro y posterior nutrido con crema hidratante tópica neutra.

– Cachas de madera: lijado leve para unificar la superficie y posterior nutrido con aceite de linaza incoloro.

– Partes metálicas de acero y latón: Procedimientos mecánicos manuales en todas sus partes para la correcta eliminación del óxido. La hoja ha sido afilada con piedras al aceite. El pulido se ha efectuado mecánicamente con diferentes masillas abrasivas. Para la protección contra el óxido se ha aplicado una fina capa de vaselina tópica pura por toda su superficie.

Para que estuviera bien resguardada de los efectos climáticos como la humedad y el polvo, decidí fabricarle una caja con un cristal. También le añadí una placa grabada en latón. De esta manera seguro que dura muchísimos años y perduraré un pedacito de nuestra historia en perfecto estado. ¡Quien sabe!, lo mismo algún día acaba en un museo.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies