Banco de trabajo

Mesa para el taller del escultor imaginero Miguel Cordero Romero. Como buen amigo y compañero en este mundo del arte, me ofrecí a ayudar a este famoso imaginero sevillano a fabricar su banco de trabajo para su taller en el Viso del Alcor (Sevilla). Os invito a visitar su página web si os gusta todo lo referido a la imaginería andaluza, os gustará seguro, tiene obras de muy buena calidad.

Ya con las ideas claras de las dimensiones y la estructura. Compramos el material necesario, en este caso tubo de acero y para la parte superior utilizamos madera que ya tenía él en su taller, madera de cedro. Para este tipo de mesas de trabajo es ideal maderas un poco más duras como el roble, nogal o el pino pero como Miguel tenía de sobra esta madera, decidimos utilizarla.

Primero cortamos los tubos a medida y soldamos todas las piezas según el diseño. La idea es hacer dos bancos, uno fijo y otro móvil, para este último utilizamos ruedas para soldarlas a las patas.

Aquí dejo el resultado. Nivelamos las mesas para que en un futuro se puedan unir y ampliar el espacio de trabajo a placer, según la necesidad. Como la fija, va anclada a la pared se le soldó dos pletinas en unos de sus lados para poder atornillarla a la pared.

El soldadura parece fácil pero cuando hablamos de soldar tubos huecos con un grosor mínimo la cosa se complica, si no se tienen unos ciertos conocimientos de soldadura es muy fácil dejarse alguna unión sin soldar correctamente y en este caso es crucial ya que estamos hablando de un banco que va a soportar decenas de kilos. Para ello me aseguré de soldar todo perfectamente, se tarda un poco más de tiempo ya que hay que puntearlo todo y posteriormente puntear por partes para no deformar la estructura. En esta foto os dejo la prueba de una seguridad titánica al finalizado de la soldadura.

Una vez terminada la estructura principal de metal, se preparó los tableros de madera de cedro para su posterior encolado. Para asegurar una perfecta unión entre ellas se fabricaron unas tablillas para que ejerzan de espigas y se hicieron unos acanalados en sus cantos para insertarlas.

Ya terminado el encolado de tableros y secado de los mismos los fijamos a la estructura mediante tornillos. Para meter el material de trabajo se fabricó cajones de pino y se unieron a la estructura interior del banco.

Los bancos de trabajo por lo general reciben golpes constantemente y más en un taller de imaginería, donde se practica casi cotidianamente la talla, por ello se decidió utilizar un barniz de poliuretano de alta resistencia. Éste tipo de barniz es muy fuerte pero hay que dar como mínimo tres capas y esperar 24 horas de secado entre capas.

Si se aplica correctamente este tipo de barniz, respetando sus tiempos de secado y su lijado entre capas da un resultado espectacular. Crea una superficie parecido a un cristal con una gran dureza, sin duda, este banco de trabajo durará muchos años y en él pasarán muchas obras de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies